Los negocios inclusivos y la discriminación

Categories Negocios Inclusivos

Carlos Javier, colega de Bucaramanga, ha planteado la siguiente pregunta en relación al post anterior: ¿Cómo piensas que se puede articular en la práctica el concepto de los negocios inclusivos sin caer en una discriminación positiva?

Esta pregunta me ha puesto a pensar sobre diversas aristas en el tema de los negocios inclusivos, que creo no deben perderse de vista para aproximarse a una posible respuesta a esta pregunta.

Primero, creo que la puesta en práctica de una estrategia de negocios inclusivos, al igual que una estrategia de responsabilidad social, depende del enfoque, del punto conceptual desde el que se está hablando.  En lo personal, para este caso, me gusta la definición de AViNA sobre el tema, que dice que “Los Negocios Inclusivos son iniciativas económicamente rentables, y ambiental/socialmente responsables, que utilizan los mecanismos del mercado para mejorar la calidad de vida de personas de bajos ingresos“.

Siendo este mi punto de partida, esta definición me implica que el objeto, la unidad de análisis, son las personas de bajos ingresos. A este respecto, considero que las personas en condición de pobreza están expuestas a una situación de discriminación, que deriva en que son invisibles para el mercado, pues no son consideradas ni como clientes, ni como proveedoras, en últimas, no son reconocidas como actores económicos en ninguna manera.

Con respecto a la discriminación, en el contexto del respeto a los derechos humanos en el empleo, se espera que la selección de un empleado o un proveedor derive de su capacidad para desarrollar una actividad requerida,  y no en preferencias basadas en otras cuestiones.

Sin embargo, reconociendo que existen comunidades que han sido discriminadas y excluidas, se habla de discriminación positiva, que de acuerdo con la RAE, es la “protección de carácter extraordinario que se da a un grupo históricamente discriminado, especialmente por razón de sexo, raza, lengua o religión, para lograr su plena integración social“.

En este sentido, creo que las estrategias de negocios inclusivos practican de alguna forma la discriminación positiva, y que esto no es malo en sí mismo.

Quizá el asunto sea mas bien, ¿hasta que punto se lleva esta discriminación positiva?. Si estas comunidades ya han superado su condición y están en capacidad de competir en “igualdad de condiciones” con otros, deben seguir gozando de preferencia?.

Pero, ¿Cómo saber cuándo han alcanzado una igualdad de condiciones y una posibilidad de no ser discriminados?.

Quizá una buena forma de abordar el complejo tema de discriminación-derechos humanos-negocios inclusivos,  sea a través de la elaboración de estudios de caso, del conocimiento y análisis de experiencias concretas, con personas reales, que nos permitan entender más  y mejor las complejas dinámicas que entraña este tema.

Conectando la academia con los practitioners en la intersección entre empresa y sociedad.

5 thoughts on “Los negocios inclusivos y la discriminación

  1. Coincido plenamente. Depende mucho de los contextos para evaluar cuándo poner fin a la “discriminación positiva”. Y aquí creo que las cuestiones territoriales tiene por ejemplo un gran peso.
    Sería muy interesante cruzar datos de casos de Negocios Inclusivos en Territorios (o Regiones) Socialmente Responsables, porque en todos los países existen zonas que por un sinfín de condiciones se ven desfavorecidas para su desarrollo.

  2. Hola Jenny.

    Si lo vemos desde un punto de vista Rawlsiano, esa discriminación implícita del concepto de los negocios inclusivos sería justa, necesaria y favorable para la sociedad. (ver).

    De todas maneras, como tu misma lo dices, se trata de algo complejo, pues es difícil saber hasta dónde o cuándo, esa discriminación seguirá siendo justa y favorable, y no todo lo contrario.

    Ahora… tengo una nueva pregunta: ¿Tiene el empresariado que jugar algún papel a la hora de medir si una comunidad vulnerable ha podido alcanzar un estado tal que le permita competir en igualdad de condiciones dentro del mercado?

    Gracias por la respuesta. Me da mucho gusto que mi pregunta te haya dado tema para hacer éste interesante post.

  3. Carlos, muchas gracias por tu comment y por el link al archivo de Rawls.
    Muy interesante tu pregunta, en lo personal creo que los negocios inclusivos deben acompañarse de un sistema de acompañamiento y monitoreo, para saber si realmente están generando una mejora en la calidad de vida, ya que ésta es su razón de ser.
    Una empresa no debería crear un modelo de negocio inclusivo si no va a estar al tanto de las mejoras que logre la comunidad con la que trabaja, y pendiente de las dificultades que les pueden surgir en el proceso de volverse emprendedores (esto para el caso de comunidades de bajos ingresos como proveedores o distribuidores).

    Tus preguntas me hacen ver que hacen falta documentos académicos que exploren en profundidad las implicaciones en el campo de la gestión, de abordar un modelo de negocios inclusivos. Ojalá tengamos pronto los productos de investigaciones que nos iluminen en este sentido.

  4. No se si te entendí mal, pero… ¿Por qué esperar a que otros lo hagan?

    Se muy bien que investigar en Colombia no es tarea fácil, pero quiero pensar que desde tu grupo de investigación pueden generar un muy buen material al respecto. Ya sabes que, así no esté en Colombia en estos momentos, estoy a tu disposición.

    Por cierto… leí tu barra de twiter, y si, el proceso comunicativo en rededor de la RSE en Colombia es bastante limitado y muchas veces cerrado: ¿crees que podríamos hace algo al respecto?… si quieres los charlamos.

    Un abrazo. Gracias por las resuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *