Tres críticas que se hacen a los Negocios Inclusivos

Categories Negocios Inclusivos

El concepto de negocios inclusivos trae muchas expectativas sobre el papel que la empresa puede llegar a desempeñar ante los retos sociales del mundo de hoy. También renueva las esperanzas y muestra que hay una posible variedad de rutas de acción en lo que se refiere a la gestión de empresas. Sin embargo, no podemos dejar que esas expectativas nos abrumen, nos hagan perder la perspectiva y pensar que todo es una panacea, un jardín de rosas donde hay plena armonía. Hay dificultades, retos y desafíos a los que se debe hacer frente. Evadirlos no es una opción.
Este concepto, como todos los demás que proponen cambios en las reglas de funcionamiento del capitalismo, ha recibido críticas duras. En lo personal considero que reflexionar sobre las críticas permite un espacio para pensar mas concienzuda y profundamente sobre los supuestos que animan a esos conceptos que apoyamos y sus implicaciones.
En mis procesos de lectura he encontrado al menos tres grandes críticas que se realizan a los negocios inclusivos.

1. Los negocios inclusivos son una forma de convertir la pobreza en algo rentable: Desde ciertas perspectivas radicales, y tomando como soporte estructuras conceptuales de Marx, se ha propuesto que los negocios inclusivos son una forma novedosa del capitalismo para “reciclar” a la población pobre, que es resultado del mismo funcionamiento de este sistema.  Estas líneas de este artículo creo que resumen el corazón de esta perspectiva:

Todo indica que el “gran desafío” para los tanques de pensamiento del capitalismo europeo y estadounidense, consiste en reciclar esa masa mayoritaria de desecho humano y social que deja la explotación del hombre por el hombre, en nuevos mercados con “potencialidad de desarrollo” y vetas de rentabilidad asegurada.

Esta crítica pone en juicio en términos generales el funcionamiento del capitalismo.  Por extensión, critíca a las corrientes que están al servicio de este sistema , ya que las considera como una forma de mantener el orden existente, de perpetuar el status de la minoría que tiene los mayores recursos, y nuevas formas de aprovecharse de las comunidades más pobres.

2. Sobre los negocios inclusivos de segunda generación, que proponen  involucrar a las comunidades pobres como socios de negocios y generadores de valor, se plantean dudas sobre la posibilidad de llevar este enfoque a la práctica: Se indica que el trabajo asociativo entre Ongs, empresas y comunidades es un terreno desconocido y que tener buena voluntad para construir diálogo y compromiso no es suficiente.  Se critíca que el supuesto de este enfoque sea una ingenua perspectiva de relación gana-gana. Harían falta entonces metodologías, cambios de paradigmas para hacer de este trabajo conjunto en armonía algo posible.

3. Se han desestimado las complejidades del trabajo conjunto y la participación que tienen lugar en los proyectos con las comunidades de la base de la pirámide: las relaciones de poder y las jerarquías entre las comunidades y las organizaciones que vienen a trabajar con ellas administrando las intervenciones de desarrollo. Esta crítica está estrechamente vinculada con la anterior.  Al parecer hay muchas buenas intenciones, pero se ha perdido de vista que las lógicas empresariales tienen otros tiempos, y preocupaciones mas allá del desarrollo social.  la crítica central creo que se puede resumir así:

La Literatura de la Base de la Pirámide es consistente en su uso acrítico de los términos: comunidad, participación y co-creación.  Las comunidades de pobres son vistas de forma romántica, como llenas de individuos emprendedores listos hacer equipo con una empresa transnacional y sus socios locales no gubernamentales. Los beneficios de tales asociaciones son asumidas como un flujo que vá a una comunidad en su conjunto y  alivia la pobreza. (Traducción libre)

Estas líneas son tomadas del artículo Innovation for the base of the pyramid: Critical perspectives from development studies on heterogeneity and participation que puede ser consultado y descargado aquí. Muy recomendado este artículo, es muy completo y muy bien elaborado.

Creo que muchos elementos de estas críticas deben ser considerados y reflexionados en los esfuerzos conceptuales y empíricos que se realicen en el “terreno desconocido” de los negocios inclusivos. El asunto, por ejemplo, de las formas que toman las relaciones entre comunidades pobres y empresas es crucial. Las diferentes experiencias de negocios inclusivos que se están llevando a cabo en nuestros países latinoamericanos pueden ser un terreno fértil de aprendizajes. La recopilación, el seguimiento y la difusión de estas experiencias es fundamental, no solo para tener evidencias desde lo real, sino también para alimentar la teoría desde la que se mira la realidad, con insumos provistos por esta misma realidad.

Los negocios inclusivos no son la panacea, estamos de acuerdo. Pero son un campo nuevo del que podemos aprender, y sobre todo, al que podemos aportar para que se oriente hacia verdaderas relaciones en que todos ganan.


Conectando la academia con los practitioners en la intersección entre empresa y sociedad.

2 thoughts on “Tres críticas que se hacen a los Negocios Inclusivos

  1. Totalmente de acuerdo con lo que planteas. A pesar de las crìticas, los negocios inclusivos deben defenderse con el fin de que se logre un respeto y que las empresas empiecen a tomar conciencia y responsabilizarse.

    En caso contrario, deberíamos terminar avalando lo que ocurre en Birmania, en las “Repúblicas Maquilas”, las prácticas de las farmacéuticas en los países subdesarrollados, etc….

    Algo tiene que hacerse al respecto….un libro muy bueno y que te recomiendo (aunque lo debes conocer)….es el “Libro Negro de las Marcas”

    Saludos

    Carlos Hecker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *