Del estado de la RSE y los Negocios Inclusivos: Notas de la Conferencia IARSE 2011

Categories Negocios Inclusivos, NextBillion en Español, Responsabilidad Social Empresarial

Nota: Este post fue publicado originalmente en NextBillion en Español el 19 de abril de 2011.

El miércoles y jueves de la semana pasada tuve la ocasión de asistir  en Buenos Aires a la Conferencia Internacional IARSE 2011 “Cambio e Innovación para un futuro sostenible”. Fueron dos días interesantes en que se presentaron variadas perspectivas de  35 disertantes nacionales e internacionales  de  grandes empresas  – como Telefónica, Grupo Sancor Seguros, Grupo Arcor, Banco Galicia, Natura-  y de organismos referentes en el campo de la responsabilidad social empresarial -como Global Reporting Initiative, Fundación AVINA y Fundación Ethos-.

Les comparto a continuación algunos de los puntos que más me llamaron la atención y que creo pueden sernos útiles para reflexionar en el campo específico de los negocios inclusivos.

“No puede haber empresas exitosas en contextos fracasados”…Pero las hay

Una de las primeras presentaciones del primer día fue la de Beltrán Macchi Salin, Director Ejecutivo de Visión Banco de Paraguay en el panel “La visión de los líderes de negocios de la región”. Su presentación me pareció muy interesante porque inició con un contraste entre el discurso del deber ser de la responsabilidad social, que se usa mucho también en los negocios inclusivos, y la “realidad empresarial”.  En ese contraste ´se mencionó la famosa frase  “No puede haber empresas exitosas en contextos fracasados”; Beltrán Macchi llamaba la atención a que sí es posible que haya empresas “exitosas” (al menos en el sentido económico, agregaría yo) en contextos fracasados y pobres. Si no fuera posible un emprendimiento exitoso irresponsable, la crisis económica reciente no habría sucedido.

Este llamado de atención me parece de gran valor porque nos remite a pensar desde un optimismo aterrizado y desde una esperanza conciente que existen diferentes alternativas, y  hay al menos tres caminos: no hacer nada, reformular la estrategia empresarial, o “torcer la curva” gestionando desde una visión inspirada  en valores como la calidad de vida y la sensibilidad ecológica. Ninguno es el destino inexorable al que finalmente llegaremos, son caminos a los que llegamos por decisiones que tomamos, lo cual nos permite ver en nuestras manos la responsabilidad del hacer.

El foco en la cadena de valor

Beltrán Macchi también llamó la atención sobre la importancia de, en el contexto de las estrategias de responsabilidad social empresarial, tener un enfoque hacia la cadena de valor; éste permitirá tener un impacto mayor al que puede obtenerse centrando la atención en acciones hacia “lo externo”. En el marco de este enfoque seía posible desarrollar soluciones para la base de la pirámide con un enfoque de negocios inclusivos. Quedó bastante claro que las empresas tienen en su estrategia y experiencia con la RSE un terreno abonado y un camino recorrido para aproximarse a los negocios inclusivos.

En el mismo panel de Beltrán Macchi intervino Roberto Salas, Gerente de Masisa y Presidente del Grupo Nueva. En su intervención Roberto Salas presentó el marco desde el cual en Masisa se asume la responsabilidad social empresarial. Es muy interesante como el compromiso con el desarrollo sostenible está insertado en la estrategia empresarial y es gestionado de forma integral a través del balance score card. Este compromiso  no es estático y vá creciendo y tomando nuevas formas con el paso del tiempo. Por ejemplo, para el periodo 2010-2013 los ejes estratégicos para Masisa son la inclusión y la construcción sostenible. Si bien la experiencia de Masisa es muy conocida y de alguna forma emblemática en el contexto latinoamericano, aún se enfrenta a importantes desafíos, uno de ellos el cómo lograr la escala. Ese es sin duda uno de los grandes temas de reflexión y discusión que ocupa hoy por hoy los interesados en hacer una diferencia desde el emprendimiento. [Tuve la ocasión de conversar unos minutos con Roberto Salas sobre los desafíos para ampliar los negocios inclusivos, en un siguiente post les comparto esas notas].

En su intervención en este panel Luis Pecora, Director Ejecutivo de Gerdau Argentina, una empresa que produce acero, llamó la atención sobre situaciones concretas de su cadena de valor ligada a la recolección de chatarra. Una caracterización hizo evidente los problemas sociales, económicos y de salud que afectan a los recicladores, eslabón fundamental de de esta cadena de valor. A partir de esta despliegan una política integrada que incluye desarrollo de habilidades de gestión, formación técnica y ejercicio de la ciudadanía. Este me parece que es un claro ejemplo de cómo en la práctica hay una estrecha relación entre una estrategia integral de RSE y el desarrollo de negocios inclusivos.

Alcanza con lo que hemos logrado?

El jueves se realizó  un panel en el que se abordó el tema de los negocios inclusivos. No se realizaron presentaciones concretas de casos específicos, más bien se avanzó en una caracterización del concepto, las condiciones necesarias para que los negocios inclusivos tengan éxito y la lógica que los anima. En este panel participaron Valdemar de Oliveira Neto [Maneto] de la Fundación AVINA, Mercedes Korin de Mapeo de Promotores de RSE y Luis Ulla del IARSE.

Mercedes realizó un muy interesante y acertado diagnóstico de lo que hay hoy en RSE a través de dos preguntas: ¿qué hemos logrado? y ¿qué no hemos logrado?. Hoy por hoy, después de un camino de una década contamos con organizaciones y redes, conceptos y espacios donde divulgarlos, herramientas de implementación, articulación y alianzas, campo profesional, agenda del deber ser empresarial, países con más desarrollo en la temática (Brasil, México, Argentina, Colombia y Chile), y empresas grandes y trasnacionales interesadas. Sin embargo, a pesar de estos grandes avances, la tendencia de RSE no ha logrado confianza por parte de la opinión pública, ni un involucramiento significativo de los gobiernos o consistencia entre lo que se enuncia y lo que se hace; de otro lado, la demanda es insuficiente frente a la oferta de RSE (herramientas y profesionales) y no contamos con una implementación masiva.

Los avances existen, el tema está instalado, se han generado expectativas, se han levantado barreras para la conformación de alianzas. Sin embargo, aún hay mucho por hacer, y  las inquietudes  son: ¿qué? , ¿cómo?. Estas preguntas en el camino se tendrán que ir resolviendo. Creo que valdría la pena avanzar también en un ejercicio similar de diagnóstico para los negocios inclusivos, si bien el concepto es más joven, se apoya en el camino recorrido por la RSE y tiene también significativos avances que coexisten con grandes desafíos.

Por su parte, Valdemar hizo una presentación del enfoque de AVINA sobre los mercados inclusivos y sobre el desarrollo de su misión de fomentar la construcción de vínculos de confianza y alianzas fructíferas. Maneto compartió también que se ha avanzado en un trabajo de compilación de la trayectoria de AVINA y en el marco de laConferencia Interamericana sobre Responsabilidad Social del BID que se realiza el próximo mes en Paraguay se presentará el documento ” En busca de la sostenibilidad. El camino de la RSE en América Latina y la contribución de la Fundación Avina”.


Elementos conceptuales en los Negocios Inclusivos

El panel finalizó con la intervención de Luis Ulla, quien presentó el concepto de negocios inclusivos en el marco de una gestión de RSE con valor estratégico. Son  pilares esenciales para el concepto : el ético, el económico, el social y el ambiental. Desde la perspectiva del IARSE hay tres condiciones esenciales para que una transacción se defina como Negocio Inclusivo: que sea económicamente rentable, es decir sostenible por la fuerza de la oferta y la demanda del mercado, ser ambiental y socialmente responsable, esto es una gestión responsable y transparente, y que mejore la calidad de vida de las personas de bajos ingresos  a través de resultados concretos.

En este panel se presentaron las dos publicaciones que ha liderado el IARSE sobre el tema: Negocios Inclusivos 2010- Casos de Buenas Prácticas Nacionales El Gran Chaco Americano. Primera aproximación a los Negocios Verdes, Inclusivos y Responsables. Ambos documentos pueden descargarse por aquí.

Me pareció muy significativo el énfasis que Luis Ulla hizo sobre el puente que debe construirse entre la empresa privada y los emprendimientos  productivos de base social; en este las ONGs cumplen el importantísimo papel de interfaz y son esenciales los elementos de sensibilización, capacitación, control de calidad, apoyo administración, fortalecimiento y acompañamiento. Este énfasis resulta de especial interés, pues llama la atención sobre lo que necesita el sector para avanzar y afrontar sus desafíos; en este puente tienen cabida, y son más que necesarias, las ongs, las universidades, las aceleradoras de empresas, el Estado, entre otros actores.

Ante este mapa de actores necesarios me pregunto, ¿tenemos las bases de confianza para avanzar en un trabajo colaborativo profundo?, ¿estamos cultivando el camino de las alianzas que nos permitrán estar listos para lograr escala?, ¿qué mas nos hace falta?, ¿qué estamos haciendo ahora?,¿qué mas podemos hacer?.

Conectando la academia con los practitioners en la intersección entre empresa y sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master