¿Cuál es la diferencia entre negocios con la base de la pirámide y los negocios inclusivos?

Categories Negocios Inclusivos, NextBillion en Español

Son muchos los que últimamente se acercan por primera vez a las publicaciones y a los espacios de foro sobre  Base de la Pirámide (BDP) y Negocios Inclusivos , y  encuentran un uso indistinto de ambos términos , como si fuera todo la misma cosa. En ese momento comienza la confusión y buena parte de la culpa la tenemos los que llevamos tiempo en este campo, que no nos hemos detenido a explicar claramente las diferencias que con el tiempo y con la evolución de las propuestas iniciales, tienen hoy  ambos conceptos. Este post intenta de forma breve redimir estas culpas y ofrecer una explicación sobre el uso de ambos conceptos.

Sobre la Base de la Pirámide

Ahora se va cumplir casi una década desde que CK Prahalad y Stuart Hart introdujeran por primera vez el concepto de Base de la Pirámide en su artículoThe Fortune at the Bottom of the Pyramid, publicado en 2002 en la Revista Strategy + Business.. Combinando variables de población y capacidad de compra la BDP se definió como un segmento sociodemográfico compuesto por 4.000 millones de personas cuyos ingresos eran iguales o inferiores a 4 $ diarios. Esta cifra ha variado en los últimos años y, tras los informes del IFC-WRI [ Los siguientes 4mil millonesTamaño del Mercado y estrategia de negocios en la base de la pirámide ] y el WEF, existe ahora un cierto consenso en determinar el umbral económico hasta los 8 $ diarios (en paridad de poder adquisitivo).

¿Pero qué idea nueva aportaban Prahalad y Hart? Su principal argumento se resume en que la empresa puede contribuir activamente a la reducción de la pobreza si atiende a este segmento de población como un consumidor potencial. Además de contribuir al desarrollo, la empresa puede obtener ganancias gracias a la creación de nuevos mercados.

Prahalad y Hart argumentaron que, tradicionalmente, la población en la BDP ha estado desatendida por las empresas y, por tanto, ajena a los beneficios que pueden generar la mayor oferta de bienes. Esta desatención era resultado de diferentes supuestos dominantes sobre las características de esta población y el desconocimiento de su “potencial de ser empresarios y consumidores”. Los beneficios de una mayor oferta de bienes para este segmento de personas se concretan principalmente en generar el derecho a escoger y consumir; y generar ahorros gracias a la oferta de productos más asequibles y desarrollo de canales formales. El trabajo de Prahalad y Hart se concentró, por tanto, en analizar y examinar las estrategias empresariales más adecuadas para operar con éxito en el contexto complejo de la BDP.

No obstante, esta visión de la BDP como consumidores recibió algunas duras  críticas. Desde diversos lugares se criticó este enfoque, pues se consideró que era una forma de aprovecharse de las comunidades pobres. Desde la arena académica Aneel Karnani, por ejemplo, en The Misfortune at the Bottom of the Pyramid consideró que esta estrategia no contribuía a superar la pobreza, pues lo más eficaz por parte de la empresa era integrar la BDP como productora y, con ello, incrementar la generación de rentas. Karnani también ha sido muy crítico en señalar la romantización que  este enfoque parece realizar sobre las comunidades pobres. Criticas como estas implicaron una evolución del concepto de la BDP, expresada claramente en las estrategias de segunda generación y en el documento emblemático: The Base of the Pyramid Protocolque elaboró la Universidad de Cornell y ha contribuido al desarrollo de la idea y el concepo de negocios inclusivos.

Y los negocios inclusivos?

En la perspectiva de los negocios inclusivos, la población de la BDP puede adoptar diferentes roles en la actividad empresarial, ya sea como productor, distribuidor o cliente. En algunos casos, se ha ampliado este rol incluso a empleados e innovadores

En el artículo de 2009  “Negocios Inclusivos en América Latina” algunos investigadores de la Red SEKN indicaban en este sentido: “La denominación negocios inclusivos pretende plasmar la importancia vital que tiene lograr la inclusión social de las personas de bajos ingresos -en tanto que consumidores, proveedores, distribuidores- como resultado del emprendimiento empresarial, diferenciándola así de las discusiones centradas en la generación de negocios en la base de la pirámide o de negocios con los pobres, donde éstos son básicamente consumidores….”

Ante esta caracterización la pregunta es inmediata: ¿entonces en qué se diferencian los negocios inclusivos de cualquier otra actividad empresarial?

En el trabajo del Laboratorio de la Base de la Pirámide de Barcelona distinguimos tres elementos básicos de los negocios inclusivos: la innovación, la co-creación y la sostenibilidad. La mayor parte de los negocios inclusivos son modelos innovadores que compran o venden productos y servicios a un gran número de personas pobres. Esta innovación se logra en gran medida gracias a la implicación de la propia población pobre y otros grupos de interés locales (ONGs, asociaciones civiles, etc.) en el diseño del modelo; es decir se produce una co-creación del modelo de negocio en el que se combinan las capacidades y recursos de los diferentes grupos. Todo ello, tiene como objetivo esperado lograr un proyecto sostenible económica, social y medioambientalmente en el que todas las partes implicadas se beneficien mutuamente de su participación. Con estos argumentos, el paradigma de los negocios inclusivos se muestra más completo y transformador que el de la Base de la Pirámide, ya que implica una transformación sustancial del modo tradicional en el que la empresa se relaciona con su contexto. En pocas palabras, supone integrar a la población de la BDP como aliado estratégico de la empresa en el desarrollo del negocio.

¿Qué implica que la población de la BDP sea un aliado estratégico de la empresa?

Este es el aspecto realmente crítico y diferencial de los negocios inclusivos, ya que de ser así realmente se integra, respeta y considera la voz de la BDP en el desarrollo de los negocios inclusivos con derechos y responsabilidades. ¿Esto es siempre así? . Seguramente no, y aquí es donde las personas que estudiamos este campo hemos de ser severos con nuestro análisis y examinar aspectos como los mecanismos de gobernanza, participación, integración, transparencia, acceso, entre otros, como los mecanismos de valoración de impacto en la vida social y económica de las personas que participan,  para poder determinar el grado de inclusividad del negocio. Esta rigurosidad, junto a un trabajo interdisciplinario que permita tener diferentes miradas sobre la realidad social y sobre las relaciones que se establecen en el marco de los negocios inclusivos, es un esfuerzo que merece la pena si realmente queremos proponer un cambio de paradigma que permita un desarrollo más humano y sostenible.

A propósito de definiciones, también recomendamos:

Nota: Este post fue publicado en NextBillion en Español el 15 de junio de 2011.  Fue escrito colaborativamente con Pablo Sánchez, del Laboratorio de la Base de la Pirámide de Barcelona.

Conectando la academia con los practitioners en la intersección entre empresa y sociedad.

2 thoughts on “¿Cuál es la diferencia entre negocios con la base de la pirámide y los negocios inclusivos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master