Cooperación y solidaridad: condiciones de posibilidad para la Economía Solidaria

Categories Ciencias Sociales y Negocios, Economía Social y Solidaria, Mis recomendados

Hace unos años realicé un pasantía en el Departamento Administrativo Nacional de la Economía Solidaria –DANSOCIAL-, apoyando la implementación de una política pública de apoyo a este sector. Fue un espacio de gran aprendizaje para conocer distintas personas que se inspiran por la lógica cooperativa, conocer nuevas formas de construir organizaciones y especialmente conocer la estructura institucional (de ese momento) alrededor del fomento a la economía social y solidaria.

A partir de esta experiencia escribimos con Karem Sánchez (mi querida profesora y amiga)  un artículo reflexionando sobre la condiciones de posibilidad para el desarrollo de la economía solidaria,  describiendo el marco normativo y organizacional colombiano,  la política pública de impulso al sector, y lo que fue el despliegue del programa Suma Solidaria Territorial en el Valle del Cauca.  Recientemente releí este artículo a propósito de la redacción de mi tesis de maestría, y creo que las reflexiones finales aún siguen vigentes y que pueden considerarse para el sector de los negocios sociales y el emprendimiento social.

Por aquí les comparto algunas de esas reflexiones y al final el artículo completo:

El ejercicio de los principios de cooperación y solidaridad que fundamentan a la Economía Solidaria deben resituarse en el marco social de definición y acción al que pertenecen y en este enfoque integrarlos de forma sustantiva a la política pública y a la conciencia y acción de los actores participantes de manera tal que se reconozca de forma explícita la doble naturaleza del sector.
 
Es decir, propiciar el logro de un equilibrio siempre necesario y urgente entre el carácter y naturaleza económica de la Economía Solidaria, pero también y con el mismo peso específico, el carácter y naturaleza social que enmarca a lo solidario en la Economía Solidaria. Este, además de ser un desafío de orden conceptual que algunos pudieran llamar de manera peyorativa “academicista”, tiene grandes implicaciones en su aplicación y práctica.
 
Entre estas implicaciones se encuentra la necesidad de problematizar para el sector de la Economía Solidaria, de qué manera y con cuáles mecanismos se formulan y desarrollan las políticas públicas del sector. ¿Son la solidaridad y cooperación parte de sus principios formuladores con sus respectivos correlatos en una recuperación y aprecio de las visiones y problemáticas que desde los contextos locales se vivencian y se convierten en referentes para los enunciados generales de la política pública? Los principios de participación democrática, autogestión y todos aquellos que animan la filosofía social y económica de la Economía Solidaria deberían entonces plasmarse en las formas concretas como se consolidan, promueven e implementan programas y proyectos para el sector. 

 

Creo que estas reflexiones bien pueden llevarse al campo de los negocios sociales ¿Qué lógicas están presentes en las políticas públicas y programas de incentivos para estos y para el emprendimiento social? ¿Se reconoce su orientación específica, o se mide con los mismos criterios y lógicas que las empresas tradicionales? ¿Lo único distinto es la pregunta por la población con la que se relaciona? .  Incluir las prácticas solidarias y de cooperación creo que sería un interesante diferencial. ¿Qué otros podrían incorporarse?

Cooperación y solidaridad: condiciones de posibilidad para la economía solidaria

Conectando la academia con los practitioners en la intersección entre empresa y sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *