Empresas y su Contribución a la mejora de la Sociedad. Algunas ideas iniciales.

Categories Responsabilidad Social Empresarial

Gran_Corporación

 

La educación y la salud son dos áreas de intervención que pueden generar un cambio sistémico en América Latina. Cambios en la forma, contenido y entrega de estos “servicios”  (que no olvidemos son también derechos humanos) pueden generar cambios significativos en la vida de las personas y de las comunidades, en la forma de una puerta más amplia para comprender el mundo y transformarlo, para vivir una vida más larga y digna, entre otros. Es evidente que las intervenciones en estas áreas requieren un entorno incluyente y democrático que les sea propicio, así que no es solo un asunto de realizar intervenciones aisladas, es un asunto de entender como estas intervenciones contribuyen a crear nuevos escenarios donde hayan nuevas reglas de juego, nuevas formas de relacionarse.

Si coincidimos en la importancia de estas dos áreas de trabajo, y si estamos en un contexto donde reconocemos la importancia de que la empresa privada participe en procesos de desarrollo social, es necesario preguntarse ¿cuál pueden ser el rol de las grandes empresas en el desarrollo de la salud y la educación?

Desde mi perspectiva, los caminos son diversos y no hay una receta; cada empresa debería entender cómo y dónde puede aportar mejor, considerando las posibilidades que tiene. Sin duda, hay unas expectativas básicas, algunas de ellas:

  • que las iniciativas que se apoyen/desarrollen/financien desde las empresas tengan vínculos fuertes con la cadena de valor, sus grupos de interés y/o el territorio donde ésta se ubica,
  • que el tamaño de las iniciativa sean coherentes con el tamaño de la empresa,
  • que sean ejercicios que tengan una mirada sistémica y estratégica. Que aunque sean pequeñas intervenciones, se entienden como piezas que en su conjunto aportarán a construir algo más grande; y, por supuesto,
  • que estas iniciativas no se usen para “lavar imagen”.

En un seminario que empecé a compartir este 2014 propongo una revisión de las posibilidades que las empresas tienen a su disposición; desde las más tradicionales (filantropía, inversión social y responsabilidad social), hasta las más “novedosas” (negocios inclusivos, negocios sociales y Alianzas Público-Privadas).

En el caso del enfoque de RSE de P&G, por ejemplo, su apoyo se enfoca en acciones de filantropía, en campañas que promueven hábitos sostenibles de salud liberadas por marcas específicas, en diálogo público y sensibilización; y están guiados por el criterio que sus intervenciones reflejen las unidades de negocio de la empresa.

Grandes multinacionales como ésta, que tiene un amplio portafolio de marcas y una presencia en toda América Latina,  tienen el reto de combinar las iniciativas que desarrollan, con la magnitud de su alcance en la región, con la selección de alguna de las muchas posibilidades que existen.

La revisión de distintos ejemplos nos permitirá reconocer distintos grados de involucramiento en las intervenciones, y ver distintas posibilidades en el hacer. La pregunta que debería impulsar a cualquier empresa es ¿qué más puedo hacer?

Nota: Este es el primer artículo de una serie de 10 artículos donde compartiré ideas y reflexiones a propósito de la estrategia de Responsabilidad Social Empresarial de P&G. Este artículo ha sido patrocinado por P&G, todas las opiniones e ideas compartidas son mías.

Conectando la academia con los practitioners en la intersección entre empresa y sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *