empaque_sostenible_fruta_
Fuente: The Dieline

En una entrada anterior planteaba una premisa muy sencilla que orienta mi entendimiento sobre la responsabilidad empresarial:  TODAS las empresas tienen impactos en su operación y tienen la responsabilidad de hacerse cargo por ellos. Lo que es obvio, es que estos impactos están conectados directamente con lo que la empresa produce; lo que quizá no es tan obvio, es que hay muchas formas de producir lo mismo y que la decisión está en manos de la misma empresa.

Es la empresa (y cuando digo empresa, me refiero a las personas que toman las decisiones dentro de ella) quien puede optar por modelos de producción más amigables con el ambiente, o por el contrario, por aquellos más intensivos en el uso de recursos no renovables.

¿Por qué no se toman las decisiones que son más amigables con los ecosistemas?

Quizá porque algunos todavía tienen su mente en momentos históricos anteriores, donde lo único importante era sacar el mayor partido posible a cualquier costo. Sin pensar en los impactos sociales y ambientales, porque ¿quién tenía tiempo para eso?. O quizá porque porque se considera que hacer una transición a otros modelos es tan costoso en términos económicos, que eso lo hace inviable.

No podemos engañarnos, todavía el criterio preponderante es la viabilidad económica, y la relación costo/beneficio. Así que además de apoyar una transición a un estadío en el que otros criterios se conviertan en los definitivos, debemos ser creativos para lograr un balance. ¿Cómo llegar a este balance? Identificando los elementos dentro de la cadena de producción cuyo cambio pueda impulsar cambios sistémicos, ya sea porque tienen altos impactos ambientales y al mismo tiempo son costosos, o porque están conectados de forma relevante con el resto de la cadena de valor.

¿Cuáles serían esos elementos? En una primera exploración sugiero empezar por el empaque y el transporte. El empaque tiene una importancia irrefutable. De acuerdo con un artículo reseñado en CNN Expansión,

“el empaque de los productos impacta directamente los gastos del transporte y almacenaje de los mismos. Estas actividades representan 58% de los costos totales de operación”

La forma que tenga el empaque define la forma de transporte y almacenamiento. Un empaque más inflado con plástico implica un mayor impacto ambiental, así como más disposición en bodega y mayor cantidad de camiones para realizar el transporte.

En su política de sustentabilidad P&G presenta un ejemplo del cambio en empaque (y en materias primas de fabricación, que repercuten en el empaque y el transporte). En su caso rediseñaron el empaque de una de sus afeitadoras. ¿Cuál fue el cambio?  Se usó plástico (PET), plástico reciclado (rPET) y cartón en la fabricación de los empaques. Con esto se logró usar un  26% menos de plástico en el  proceso de fabricación. ¿El resultado? En palabras de P&G, “los paquetes se embalan con mayor densidad en la distribución, proporcionando un ahorro significativo en los costos y disminuyendo la emisión de dióxido de carbono durante el transporte”.

Este es un ejemplo sencillo de un primer paso para dar. Por supuesto no es suficiente para dar por acabada una política de sustentabilidad o de responsabilidad ambiental, pero es un primer paso importante, que muestra que hay otros caminos disponibles para hacer cambios reales dentro de los procesos de producción, que logran disminuir los impactos que se generan. Quizá mas importante aún, es un paso que muestra que para hacer esos cambios hay que tener perspectiva, creatividad  y decisión.

Nota: Este es el quinto artículo de una serie de 10 artículos donde se comparten ideas y reflexiones a propósito de los temas de la estrategia de RSE de P&G. Este artículo ha sido patrocinado por P&G, todas las opiniones ideas compartidas son mías.

 

¡Recibe estos artículos directamente en tu correo electrónico!
Suscríbete a continuación:

 

Conectando la academia con los practitioners en la intersección entre empresa y sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *