La importancia de la Mejora Continua en el enfoque de RSE

Categories Responsabilidad Social Empresarial
Growing
Crédito: Karen Roe / Flickr

En entradas anteriores (aquí y aquí) he querido hacer énfasis en dos asuntos imperativos:

1) La necesidad de  reconocer los impactos ambientales que TODAS las empresas tienen en su operación y  la responsabilidad inherente de hacerse cargo por ellos.

2) La necesidad de buscar un balance en temas económicos, sociales y ambientales cuando se trata de gestión empresarial.

Estos temas me parecen clave, y creo que su entendimiento es el punto de partida antes de proponer acciones específicas. Sin una comprensión del por qué y el para qué se impulsan iniciativas que cambian la forma de producción, es fácil caer en acciones huecas, que a lo mucho tienen un efecto breve en la tan preciada reputación empresarial. Sin interiorizar el por qué y el para qué, no hay posibilidad de realizar acciones disruptivas y transformadoras.

En el ámbito de la gestión se ha hablado durante décadas de la mejora continua, la cual está asociada a la gestión de la calidad. En términos generales se trata de optimizar de forma constante los productos y procesos que realiza una empresa, a fin de “minimizar costos de producción obteniendo la misma o mejor calidad del producto”. Evidentemente hay un interés de incrementar el rendimiento, pero también hay un interés de mejorar, de hacer las cosas de otra forma, de innovar para mejorar.

¿Cómo conectar esa lógica de la mejora continua con el tema del impacto ambiental de las empresas?. Logrando que los procesos de producción mejoren continuamente buscando reducir su impacto negativo.

Las empresas no pueden, ni deben, conformarse con una buena práctica que mejore la producción. Siempre, hay que buscar nuevas alternativas que permitan mejorar. Una empresa puede, por ejemplo, iniciar un proceso de reciclaje, o de reducción de la huella ambiental. Esto es importante y necesario. Sin embargo, no puede conformarse con eso y presentarlo año tras año como buena práctica, sin incursionar en nada más. El llamado urgente es a innovar, y a profundizar en las acciones que pueden tener un efecto importante en la gestión ambiental.

P&G, por ejemplo, tiene iniciativas para reducir el consumo de energía, y de recursos asociados a la producción. Pero también ha profundizado este ejercicio buscando que sus plantas tengan cero residuos, y ha logrado que sean reciclados, reutilizados o convertidos en energía. En  un caso mencionado en su política de sustentabilidad reseñan que en México han logrado que los residuos de una planta de papel higiénico sean convertidos en tejas de bajo costo, que son destinadas a la construcción de viviendas para la comunidad local.

Es claro que puede combinarse la innovación en la gestión ambiental, con el desarrollo de nuevos productos y con la sustentabilidad misma de las empresas. Uno de los grandes desafíos es descifrar cómo impulsar procesos de innovación dentro de las empresas que rompan las pesadas inercias de las grandes organizaciones. Hay muchos intraemprendedores en las empresas, queriendo hacer cosas nuevas, encarnando el espíritu de la mejora continua, ¿cómo permitirles florecer para que se impulsen transformaciones empresariales? Responder a esta pregunta convoca a una reflexión sobre el rol de la gestión humana, de la RSE, y de la dirección misma de la empresa.

 

Nota: Este es el sexto artículo de una serie de 10 artículos donde se comparten ideas y reflexiones a propósito de los temas de la estrategia de RSE de P&G. Este artículo ha sido patrocinado por P&G, todas las opiniones ideas compartidas son mías.

 

 

¡Recibe estos artículos directamente en tu correo electrónico!
Suscríbete a continuación:

 

Conectando la academia con los practitioners en la intersección entre empresa y sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master